La paella, haciendo honor a su tradición de plato colectivo, se puede comer directamente del propio recipiente, o paellera. De hecho, la historia de este delicioso manjar nos cuenta que antiguamente, en la Comunidad Valenciana, las familias se reunían entorno a la paella, cada uno con su cuchara de madera, para comerse su ración. En Gustos preferimos servirla en platos, pero si algún día quieres viajar unos años atrás y compartir la paella con tu familia o amigos desde la misma paellera, debes tener en cuenta una serie de puntos:

1. Tenemos que imaginarnos la paella cortada en porciones como una pizza. Cada ración va desde el borde exterior en ángulo recto hacia el centro, respetando escrupulosamente el trozo del vecino. Conviene mantener un muro de separación infranqueable mientras sea posible para evitar malas miradas del vecino.

2. Los comensales deben estar distribuidos alrededor de la paella de forma equidistante y accesible a todos.

3. Es recomendable no sentar dos personas que coman mucho, juntas. Es mejor repartir personas que coman poco entre personas que coman más para evitar disgustos.

4. El cubierto más recomendable para comer en la paellera es la cuchara, y si puede ser de madera, mejor. En el plato, el tenedor.

5. Si un comensal quiere exprimir unas gotas de limón en su porción, está en su pleno derecho. Eso sí, deberá contar siempre con la aprobación de sus vecinos, por si acaso alguna gota cae en la porción del de al lado.

6. Los tropezones, ya sean verduras, carne o pescado que no apetezcan al comensal, se deberán apartar en el centro de la paella para el disfrute de otro comensal.

7. Si un trozo de carne/pescado sale de la paella no puede volver a entrar jamás. Ni en forma de hueso, ni en forma de cáscara.

8. Se entiende que un comensal abandona cuando apoya su cuchara en el borde de la paellera. En ese preciso momento su espacio puede ser ocupado por sus vecinos.

9. Si la paella baila por falta de estabilidad y hay alguien que la tiene que sujetar con la mano, el resto de comensales se solidarizaran y se encargaran, como mínimo, de mantener su copa siempre llena.

Otras entradas del Blog