Existen una gran variedad de gambas en todo el mundo. Aunque la especie más común de este crustáceo es la gamba roja o rosada, su nombre oficial es Aristeus antennatus.

Las gambas por lo general son uno de los mariscos más consumidos y la verdad es que son un ingrediente que encaja con cualquier tipo de plato, ensaladas, pastas, arroces, etc.

Las gambas son ricas en yodo y nos ayudan a regular nuestro metabolismo, facilitando un correcto funcionamiento de las células y regulando nuestros niveles de energía. Por otro lado, también contienen ácidos grasos Omega- 3 que pueden reducir la inflamación y el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, cáncer y artritis, así como ayudar con la función cerebral.

Entre los beneficios más relevantes de este producto podemos hablar de que:

- Ayudan a fortalecer el pelo, la piel y la uñas

- A procesar los hidratos de carbono

- Favorecen el sistema circulatorio ayudándonos a prevenir coágulos y trombos

- Protegen frente a enfermedades cardiovasculares

- Favorecen el funcionamiento del sistema nervioso y muscular

- Sus niveles de selenio y vitamina E aportan un gran nivel de antioxidantes que nos ayudan a prevenir el envejecimiento.

- Ayudan a tener unos huesos y dientes fuertes gracias a sus niveles de calcio.

Cada gamba aporta un total aproximado de 7 calorías, eso significa una docena de estas serían menos de 85 calorías, convirtiendo así este marisco en el alimento ideal para acompañas dietas de adelgazamiento.

Además de tener muy pocas calorías, son ricas en proteínas. 100 gramos de gambas cocinadas al horno equivaldrían a 20 gramos de proteína, casi igual que una pechuga de pollo.

Ahora que hemos descubierto los increíbles beneficios y aportes de las gambas, no olvides incluirlas en tu dieta habitual para beneficiarte de todas sus propiedades. Empieza por comerlas “al ajillo” a modo de tapa en Gustos o en nuestras paellas. ¡No te lo pierdas y disfruta!

Otras entradas del Blog