¿Cuál es exactamente la receta de las patatas bravas? Aquí radica la peculiaridad de esta popular tapa. Cada uno las hace a su manera y aunque todos tengamos nuestras favoritas, nunca viene mal probar cosas nuevas.

Hay quien las prefieren con salsa de tomate y con un punto de picante (salsa brava), con mayonesa y tabasco, con alioli o incluso con un poco de ajo, kétchup, mayonesa y un toque de cayena. Si están bien hechas, todas pueden tener su punto, pero… ¿Sabes distinguir un buen plato de bravas?

El secreto está en el equilibrio. Ya puedes tener las mejores patatas del mundo y una salsa elaborada por un cocinero con 3 estrellas Michelin, que si fallas en la cantidad el plato perderá toda su esencia. En resumen, la cantidad de ingredientes debe estar equilibrada tanto en el plato como en la salsa. Y aunque cada receta de salsa brava es un secreto guardado bajo llave por muchos chefs, no debe prevalecer un ingrediente por encima de otros.

Otro de los trucos esenciales para saber que nos encontramos delante de un plato excepcional de bravas es el punto de fritura de las patatas. Estas tienen que estar ligeramente crujientes por fuera y tiernas por dentro. Esto se consigue cortando las patatas a un mismo tamaño. Desconfiad de un plato de bravas con patatas de tamaños muy diferentes entre sí. Para hacerlas, primero se tiene que freír a fuego medio (100º aproximadamente) y luego subir el fuego a tope los últimos minutos para conseguir esta textura crujiente.

También es fundamental que la salsa este a temperatura ambiente. Tanto salsa brava como alioli tienen que estar servidos a temperatura ambiente, ya sea encima de las patatas calentitas o en un cuenco al lado. Además, es importantísimo que las salsas sean cremosas: ni demasiado líquidas ni demasiado pastosas.

No diremos que hay una salsa brava ideal, ya que hay recetas para todos los gustos y cada maestrillo tiene su librillo. Eso sí, cada cocinero tiene esa especia o ese detalle que hace de su plato algo único. Pimentón, ñoras, pimiento rojo, tomate, ajo, cayena… ¿Con cuál te quedas tu?

Otras entradas del Blog